Uniformes de moda para El Trajín de Ponzano

Envés Uniformes ha confeccionado la ropa de trabajo del equipo de El Trajín de la calle Ponzano, establecimiento dedicado a los pinchos de autor ®Foto El Trajín

Hacer uniformes para los locales de la calle Ponzano, uno de los entornos gastronómicos más efervescentes de Madrid es un hermoso reto que Envés avanza para este 2017. Ponzano es la calle que escenifica por excelencia los nuevos retos de la restauración informal en la capital y El Trajín ha nacido de este afán de diversificar la oferta en diferentes formatos. Tanto El Trajín como su hermano mayor La Contraseña- que comparte vecindad en Ponzano y para los que también hemos confeccionado la ropa de trabajo- forman parte un concepto que busca ofrecer a sus clientes distintos ambientes y posibilidades de consumo.

 

El Trajín es un establecimiento de setenta metros cuadrados en el que el arquitecto Álvaro Oliver Bultó ha planteado un diseño interior que mantiene los elementos originales de la antigua frutería que ocupaba el local, como el ladrillo visto, el granito o el suelo, los que combina con otros acabados para aportar un aire neoyorquino.

 

El concepto de restauración de El Trajín invita, como su nombre indica, al movimiento constante, la rotación de clientela y el consumo animado de una carta compuesta por tapas y pinchos tradicionales con toques de nueva cocina vasca. Pero El Trajín no es un simple bar de tapas, aquí la cocina cobra vital importancia, ofreciendo al consumidor pinchos de autor con sabores y texturas muy singulares.

 

Para este espacio de restauración pionero Envés Uniformes ha realizado un stock de ropa de trabajo que ha ido evolucionando en colores y combinaciones. Se han diseñado delantales y mandiles a rayas con cordón amarillo para los camareros, que se han ido combinado en principio con polos blancos y actualmente con camisetas negras. El color amarillo que se ha escogido como representativo de la imagen corporativa también llega a la chaquetilla de cocina planteando una propuesta atractiva y juvenil a tono con el ambiente del local. Se ha confeccionado una variedad de piezas de vestuario profesional que permite cierta rotación y la posibilidad de alternar una combinación u otra de la ropa de trabajo.

 

 

Un uniforme bien diseñado y cómodo es un elemento fundamental en la actitud de los empleados en el sector de la restauración, puede ayudarles a evitar un estrés inútil y a hacer su trabajo de forma positiva y con una sonrisa. En la hostelería los equipos de cocina y sala suelen estar sometidos a una gran presión, por ello, proporcionarles un vestuario bien confeccionado y a la moda es una fuente de autoestima y reconocimiento de su labor que no hay que olvidar. En El Trajín lo saben bien.

 

El Trajín

cPonzano, 1. 28010. Madrid. 914 45 61 00 


El color amarillo de la imagen corporativa se traslada a la chaquetilla de cocina y a los mandiles  con una propuesta atractiva y juvenil. ®Foto El Trajín

Un uniforme bien diseñado y cómodo es un elemento fundamental en la actitud de los empleados en el sector de la restauración ®Foto El Trajín


El concepto de restauración de El Trajín invita al movimiento constante, la rotación de clientela y el consumo animado de una carta de tapas y pinchos.  ®Foto El Trajín